Para todos es muy normal y cómodo comprar productos que el mercado nos ofrece en botellas de plástico, como agua o cualquier otra bebida, pero rara vez pensamos en la repercusión que tiene para el medio ambiente la creación y el desecho de estas botellas.

La creación de una botella de plástico requiere de un proceso de fabricación que repercute en nuestro medio ambiente: estas botellas están fabricadas con polietileno (PET), el cual a su vez es fabricado con petróleo, y el proceso de extracción del petróleo implica una enorme fuente de emisiones de gases efecto invernadero y gases tóxicos.

Además, el transporte de estos productos es una fuente más de emisiones de CO2 a la atmósfera, y lamentablemente, el tiempo que pasan estos productos en nuestras manos es poco y no justifica todas las consecuencias ambientales que producen.

Ahora te presentamos algunos datos impactantes sobre las botellas de plástico:

¿Y qué podemos hacer para que el desecho de botellas disminuya?

Recuerda que las pequeñas acciones que tú realices pueden ser la diferencia entre vivir en un medio ambiente sucio y desprotegido y uno que puede ir mejorando gracias al apoyo de todos los que vivimos en él. ¿Qué te parece organizar una comitiva para recoger las botellas de plástico que estén tiradas en tu colonia o en el parque donde juegan tus hijos? ¡Todos podemos trabajar por un mundo más verde!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *