Es muy común pensar que los tés y las infusiones son lo mismo, pero esto no es cierto, desde la preparación, hasta los ingredientes que se usan, marcan una gran diferencia entre ambas bebidas. Ahora te compartiremos algunas de las características de éstas:

Para preparar un buen té debes: usar agua fresca, comprar té en bolsitas u hojas naturales de buena calidad, no dejar sobre hervir el agua, servirlo y dejarlo reposar de tres a cinco minutos para que se concentre bien, guardar tus hierbas o bolsitas en un recipiente hermético para que conserven sus propiedades.

Para preparar una buena infusión debes: usar agua fresca, calentar el agua a fuego lento y no en el microondas; el agua debe hervir, en cuanto eso suceda debes retirarla del fuego; verter el agua sobre las hojas, frutos o semillas; tapar la infusión para que las propiedades de ésta se conserven; dejar que repose y posteriormente retirar las hierbas del agua y servirla.

Y, para mantener la buena temperatura de tus tés o infusiones, te recomendamos usar nuestro termo de bambú y acero inoxidable, que permite que la temperatura de tu bebida se conserve por más tiempo gracias a su aislamiento al doble vacío, además de que tiene un diseño increíble y muy funcional que incluye una rejilla para que puedas preparar ahí mismo tus tés e infusiones. Con él podrás disfrutar de tus bebidas favoritas en cualquier lugar, además debemos resaltar que llevar tus propias bebidas hará que disminuyas el uso de los vasos desechables que se emplean en los diversos negocios que venden bebidas calientes. Así que puedes sentirte orgulloso porque al mismo tiempo que cuidas tu salud al beber infusiones y tés, también estarás sumando a la conservación de nuestro planeta.

¡Sigamos consumiendo verde! #ViveVerde

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *