La bioluminiscencia se refiere a la producción de luz de algunos organismos vivos, desde algunos insectos como las luciérnagas; bacterias, hongos, protistas; celentéreos, como los corales, anémonas, medusas y pólipos; gusanos, moluscos, crustáceos y peces. Tiene diferentes funciones en los organismos, ya sea defensa, camuflaje, comunicación, atracción de presas o la reproducción. Veamos algunos de estos fantásticos seres:

Luciérnagas. Estos insectos son fascinantes porque brillan en la oscuridad. Se pueden encontrar en noches calurosas cerca de pantanos y zonas húmedas. Ver a un grupo de luciérnagas brillar es un espectáculo maravilloso, que afortunadamente podemos disfrutar en México, en el estado de Tlaxcala, entre los bosques de Nanacamilpa. Entre los meses de junio y agosto miles de luciérnagas llenan de luz el bosque, creando un espectáculo de luces de más de 200 hectáreas.

Plancton. Dicho fenómeno también ocurre en el océano, y en México contamos con varias playas en donde se puede presenciar fácilmente.

Lagunas de Chacahua: luces color neón, plateadas y verdes cubren la laguna cuando no hay mucha luz de luna. También en Oaxaca, en la laguna de Manialtepec, la temporada de lluvias es la mejor para el avistamiento, cuando puedes nadar y detonar las luces de los microorganismos bioluminiscentes. En la paradisiaca isla de Holbox se observan millones de luces azules en la arena y en el mar, sobre todo en los meses de julio a enero. En Bucerías, Nayarit, el espectáculo alcanza un nivel mayor, ya que las grandes y largas olas se cubren de luces azules fluorescentes, y la arena que se pega a tu cuerpo hará que brilles con ella.

Medusas y calamares. Las medusas fluorescentes tienen una proteína capaz de recibir luz de alta energía, que emite una luz verdosa. La especie más increíble es la medusa arcoíris, que se llena de luz de muchos colores cuando está en peligro, para atraer peces más grandes y distraer a su atacante. Por su parte, algunos calamares y dinoflagelados tienen unas células dentro de su cuerpo cuya luz se emite a través de la piel.

Tiburones. Poco se sabe de la bioluminiscencia en tiburones, pero alrededor de 50 especies son capaces de producir luz.

Cucarachas. En Ecuador existe una especie de cucaracha bioluminiscente, debido a una bacteria simbiótica que vive en el cuerpo del insecto.

Hongos. Algunas especies de hongos parecen salidas de una película, pues la luz que irradian de tonalidades verdes, amarillas y rojizas es increíble. Se cree que este fenómeno ocurre en ellos para atraer insectos que dispersan las esporas en ambientes donde el viento es muy limitado.

Escorpiones. Aunque no irradian luz propia, todos los escorpiones emiten cierta fluorescencia cuando se les ilumina con luz ultravioleta.

En la actualidad el fenómeno de la bioluminiscencia no se queda en este plano, ya que científicos aprovechan a estos organismos en muchas áreas de investigación, por ejemplo en la expresión de genes, en el descubrimiento de medicamentos, estudio de las proteínas, en biología molecular para ver cómo se diseminan las células cancerosas o el desarrollo del Alzheimer, la proliferación del sida, e incluso se hacen experimentos con plantas para crear árboles luminosos y colocarlos en carreteras y espacios públicos, en árboles de Navidad que no necesitaran tanta iluminación o métodos para detectar la contaminación por bacterias en alimentos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *