En nuestro país como en el resto del mundo el mercado verde está creciendo cada día más, debido al interés de personas y empresas que, como en Be Bamboo, estamos interesados por el cuidado del planeta.

Así ha surgido un movimiento de padres con el interés de utilizar artículos que protejan la salud de los bebés, cuyo objetivo es evitar los productos que contengan sustancias químicas que ocasionan alergias a los pequeños, llevando a la vez un estilo de vida verde y en consonancia con la naturaleza. Los productos ecológicos disponibles en el mercado son amplios, y van desde artículos de aseo, limpieza, pañales, blancos, prendas de vestir, hasta alimentos.

El mundo ecológico está en apogeo, ya que este año creció 22%, una excelente noticia para todos nosotros, los consumidores ecológicos, y por supuesto, para nuestro planeta. Pero esta tendencia no sólo se trata de ofrecer el mejor cuidado a nuestros hijos, sino que la intención también apunta a dejarles un mundo mejor, a preservar su futuro y a inculcarles desde pequeños el amor por la naturaleza.

Alimentación.

La educación alimentaria es un tema muy importante pues si desde que son pequeños acostumbramos a nuestros hijos y los educamos sobre los productos saludables, obtenidos con técnicas respetuosas con el ambiente, podremos reducir en un futuro enfermedades cardiovasculares, obesidad y sobrepeso, y ellos a su vez tendrán una mejor noción de lo que representa la sostenibilidad de los recursos.

Artículos.

El modo de vida verde no sólo está presente en la alimentación, sino que en la actualidad hay miles de artículos fabricados con materiales orgánicos, desde los de uso diario como pañales, chupones, jabones, mamilas, cepillos, vajillas y mantas, hasta cunas y colchones de materiales naturales.

Prendas.

La ropa ecológica, hecha de viscosa de bambú, de algodón orgánico o de materiales tan novedosos como la fibra de leche o de maíz, no causa irritación y se adapta delicadamente a la piel del bebé, además de que el cultivo de estas materias primas no es tan erosivo ni contaminante como la utilización de otros materiales.

Actividades.

Los elementos ecológicos también pueden estar presentes en el juego y educación del bebé, fomentando las actividades al aire libre y, ¿por qué no?, adquiriendo juguetes ecológicos, que también se pueden encontrar en el mercado.

Debemos confiar en que podemos salvar al planeta si fomentamos el consumo de productos naturales, biodegradables, sanos y amigables con el ambiente desde la primera infancia, los cuales aseguran la salud del bebé con un impacto ambiental positivo.

Consumo ecológico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *