¿Te gustaría que tu ciudad estuviera llena de huertos y jardines? ¿Te imaginas el olor a flores, frutos y yerbas aromáticas? ¿Que pudieras intercambiar los productos de tu huerto con tus vecinos? ¿Que tuviéramos árboles frutales en todas las calles?

Hacer de nuestras ciudades un entorno más verde sería un ideal que quizá muchos de nosotros buscamos, lo cual muchos países han puesto en marcha. En París, por ejemplo, se lanzó una iniciativa de ley para el embelleciemiento de la ciudad a través de la creación de huertos urbanos, estimando que para 2020 un tercio de la ciudad esté cubierta de estos jardines, usando los muros, fachadas y azoteas. Esta ley también pretende generar conciencia en los ciudadanos y llegar a mejorar la calidad de vida en París, creando una comunidad con fuertes lazos vecinales, vínculos sociales y una mejor calidad del aire.

Aunque en nuestro país aún no haya una ley así, también existen un sinfín de iniciativas para generar azoteas verdes en nuestras casas, y en realidad la inversión es mínima, además de que importantes instituciones, como la Sedema y otras particulares, imparten cursos dirigidos al público en general para concientizar sobre la importancia del medio ambiente a través de la creación de huertos y jardines urbanos.

En muchas ciudades de México existen diversos planes y proyectos de regeneración ambiental pero, a pesar del interés que éstos puedan generar, la difusión, la implementación y la participación aún no están tan expandidas como quisiéramos. A propósito, sabemos que esto se puede deber a que muchas personas no cuentan con los recursos o el espacio suficiente para crear un huerto, pero hay que considerar que esto no tiene que ser un lujo, hay pequeñas soluciones que podemos comenzar a hacer para ayudar al ambiente, y ¿por qué no?, para embellecer nuestras colonias, como plantar un árbol frutal afuera de nuestra casa.

Nunca es tarde, así que si por cuenta propia te decides a sembrar y cosechar tus propias verduras, aquí te dejamos algunos puntos para tomar en cuenta:

Hacer de nuestras ciudades lugares más verdes será benéfico también para las próximas generaciones, creando a la vez sentido de respeto y amor por la naturaleza. Este tipo de actividades son incluso terapéuticas y muy satisfactorias, pues qué mayor alegría que cocinar con ingredientes que nosotros mismos hemos sembrado y cosechado. No tenemos que esperar a que en México esto sea una ley, plantando un árbol nuevo en nuestras banquetas, flores en nuestras casas y empezando por cultivar una o dos verduras, pronto veríamos gustosos los resultados de nuestras acciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *