La ropa sintética se fabrica a partir de varios derivados del petróleo, mismos que pueden contener sustancias tóxicas para los humanos y pesticidas que contaminan el ambiente. Por otro lado, existen materiales 100% naturales para la fabricación de prendas que permiten que la piel respire mejor y que evitan ese tipo de sustancias en beneficio del planeta. ¿Sabes cuáles son esos materiales que se producen mediante una agricultura orgánica? Veamos algunos de ellos:

Fibra de bambú

Dicha fibra se extrae al 100% de la pulpa de caña del bambú, cuyos cultivos tienen ciclos renovables cortos, brindando la posibilidad de mejorar y recuperar la fertilidad de los suelos, al tiempo que ayuda a reducir las emisiones de gases que provoca el efecto invernadero. Es una alternativa ecológicamente sustentable beneficiosa sobre todo para la piel de los bebés, pues su cultivo no contiene pesticidas ni químicos, debido a que la planta secreta una sustancia natural que la protege de las plagas; los tejidos son suaves, altamente absorbentes, hipoalergénicos y antimicóticos.

Algodón orgánico.

El cultivo del algodón convencional es el más contaminante de todos, ya que para ello se utiliza más del 10% de los pesticidas del mundo, además de que para su blanqueamiento se emplea cloro, formaldehído, peróxido de hidrógeno, dioxina, y para su teñido varios metales pesados. En cambio, el algodón orgánico se cultiva en campos de tierra fértil, respetando su ciclo y sin la presencia de herbicidas y fertilizantes sintéticos. Además, para su teñido no se emplean metales pesados.

Cuero vegetal.

El cuero vegetal se refiere al proceso de curtido de pieles a base de extractos vegetales. Este material es ecológico en el sentido de que los materiales que se emplean son totalmente naturales. Dichos materiales orgánicos se llaman taninos. Existen más de 400 variedades de taninos que sirven para este propósito, entre las que podemos mencionar ciertos frutos, hojas, raíces, cortezas y madera de troncos y ramas. Este método permite la eliminación de metales pesados para obtener un producto no tóxico para la piel.

Asimismo, recientemente se ha empezado a innovar en esta rama para generar cuero a base de deshechos de fruta, lo que ha recibido el nombre de fruitleather, para la fabricación de bolsas, carteras y zapatos con una gran textura y color según la pulpa y cáscara de la fruta empleada.

Fibra de soya.

Como su nombre lo indica, este material proviene de los granos de la soya y se utiliza en la industria textil con características sorprendentes, como su brillo, su suavidad y su efecto antitranspirante, además de que su cultivo no requiere mucha agua y es de rápido crecimiento, sin pesticidas ni fertilizantes.

Fibra de pino.

Al igual que la viscosa de bambú, la fibra de pino se obtiene después de ser transformada mediante enzimas. Ésta es ecológica porque proviene de las ramas podadas de los pinos y abetos, por lo que no se fomenta la deforestación. El producto que resulta de estos árboles es una tela hidrófila, sedosa y suave.

Hoy más que nunca debemos pensar en adquirir productos obtenidos mediante la agricultura orgánica, no sólo por los beneficios que traen a nuestra salud, sino en aras de respetar el medio ambiente y conservar la fertilidad de la tierra y la diversidad biológica. Así pues, te invitamos a conocer nuestros productos fabricados con uno de los productos menos contaminantes: el bambú.

www.bebamboo.com.mx

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *