Cuidar de las plantas tiene varios beneficios para la salud, sobre todo para combatir el estrés. Cultivar un huerto en casa puede producir cambios fisiológicos que mejoran la salud física y mental. Lo más interesante es que cultivar plantas como terapia está al alcance de todos y puede mejorar la calidad de vida de las personas de todas las edades.

El cuidar de una planta es un buen ejercicio para aprender a relajarse y una forma de meditación.

Para los niños es una actividad en la cual los pequeños se emocionan al ver todas las etapas de crecimiento de las plantas. También, ayuda a los pequeños en mejorar sus hábitos alimenticios.

Ver crecer nuestras plantas y cultivos nos produce una gran satisfacción dado que nos permite ver como con nuestra dedicación obtenemos unos resultados que dan vida, y este tipo de actividades aumentan nuestra autoestima.

Es una actividad que podemos hacer solos, y también podemos compartirla con nuestra familia y amigos con los que compartamos esta afición. Esto nos permite disfrutar de momentos en soledad, pero también socializar con otras persona.

Un método que puede ser útil para cultivar plantas en un espacio pequeño es la hidroponía. La hidroponía surgió por una necesidad que la mayoría de las aéreas agrícolas ya no son tan productivas como algún tiempo lo fueron, ya sea por la falta de agua, la poca fertilidad de los suelos, espacio, los cambios climáticos, etc.

Te interesa saber más sobre la hidroponía da click aquí.

¿Quieres empezar tu cultivo en casa? Checa nuestro kit hidropónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *